La marca Arcopédico es la muestra inevitable de un calzado que en sus inicios no tuvo ningún éxito. Si bien es cierto que sus propiedades y tecnologías, eran verdaderamente innovadoras y muy positivas para la salud, la estética del zapato, no acababa de gustar a los compradores.

Imagen

Sin embargo, y aunque aparentemente el camino no resultó nada sencillo, poco a poco el calzado Arcopédico fue buscando su hueco. Fueron su hijo y sobretodo su esposa la que se desvivió por acercarse al público en general y no a los vendedores de calzado para explicarles las propiedades beneficiosas que este calzado aporta a la columna vertebral. Su leitmotiv, no es otra que vestir el pie, proporcionando un apoyo correcto al arco del pie para que este sostenga la columna vertebral.

Como muchos grandes inventos que surgieron por casualidad, este fue uno más que el Profesor e Ingeniero, Elio Parodi, ideó en su mente, sin tener ni la más minima habilidad en la confección del calzado.

 

El tejido con el que está confeccionado este calzado, también fue de lo más innovador en su tiempo, ya que en el siglo pasado las pieles con las que se fabricaba el calzado eran demasiado duras y producian molestias en los pies cansados. Sin embargo, este tejido, gracias a su total ausencia de puntos de fricción, consiguió dar la sensación de absoluto bienestar, a quién calzase estos zapatos.

Que duda cabe, que si la elección del calzado fuese siempre óptima, más de una hernia, desviación de columna etc. Podríamos evitarla, ya que a menudo se nos olvida que los pies son el sustento de todo nuestro cuerpo.


Aceptar
Estamos usando cookies para proporcionarle la mejor experiencia. Si no responde, asumiremos que está de acuerdo.